Conoce a tu enemigo: Los Comunistas [Edición especial OCTUBRE ROJO]

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Este artículo puede disfrutarse mejor escuchando esta canción:

Si tu piensas que los comunistas son idealistas muy equivocados, pero con buenas intenciones; entonces estás mal. Si crees que el comunismo es un bello ideal; pero que sólo funciona sólo en teoría; entonces estai cagao de la cabeza. Los comunistas no deben ser subestimados en ningún momento, quienes lo hicieron pagaron con sus vidas.

Los comunistas no son buenos, ni idealistas equivocados y por sobre todo, no son estúpidos. Los comunistas son el mayor enemigo que ha enfrentado a la humanidad y el destructor de civilizaciones más grande que ha existido. Y sí, aquí en Make Chile Great Again, seguimos peleando la guerra fría, porque los comunistas no se han detenido y avanzan bajo nuevos disfraces y nuevas estrategias.

No debemos confundir a los comunistas con los tontos útiles que hacen su trabajo sucio, estamos hablando de los verdaderos comunistas, no de eso maricas progres, que serán los primeros en irse al gulag luego que la revolución ha sido acabada y la dictadura del proletariado instaurada.

Los comunistas son extremadamente inteligentes y extremadamente educados, y han estudiado la humanidad y su funcionamiento, al ser parásitos en su naturaleza, deben hacerlo y son excelentes en tal propósito. Ellos por supuesto quieren que pienses que son tontos, incompetentes e incultos. Y se esconden bajo diferentes nombres como: “social demócratas”, “progresistas”, “demócratas” pero son todos iguales, saben que no deben ser reconocidos por lo que son prematuramente.

Probablemente usted crea que los comunistas son personas decentes que buscan la igualdad, la libertad y que sólo quieren que las personas tengan un buen vivir. Usted está equivocado, la filosofía comunista es mucho más profunda y mucho más malevolente de lo que usted crea. En efecto los comunistas probablemente ya lo tengan identificado y usted será un blanco de asesinato político, por eso debe evitar hablar de temas de política con extraños, especialmente taxistas, ya que ellos han formado parte de la red de informantes del partido en varios países.

Los comunistas no son personas humanitarias, todo lo contrario sienten un profundo odio, no sólo contra la humanidad, sino con la realidad misma, están en una permanente guerra contra la realidad ya que no es como lo que ellos desean que fuera y en lugar de aceptar la realidad tal cual es y tratar de mejorar la condición humana. Estos buscan destruirla, para esto primero destruirán al hombre.

Todo facho entiende que sin trabajo o mejor dicho sin producción no se puede sobrevivir en en este mundo y no sólo eso, sino que es la necesidad de pensar, resolver problemas, mejorar la situación actual, usar la razón. Eso es lo que nos hace humanos. Nuestros cerebros evolucionaron para este propósito hasta el punto que esta característica es parte de lo que somos. Los comunistas están en guerra con esto, los comunistas exigen que la realidad no tenga lucha, dificultades, ni problemas. En efecto que no seamos humanos.

Los comunistas son esencialmente enemigos de la mente humana, a pesar de tomar el nombre “socialismo científico” rechazan la objetividad y el método científico, han desarrollado una gran cantidad de técnicas de manipulación que apelan a los más bajos instintos humanos, utilizan el ridículo para controlar a la oposición, utilizan el miedo a la soledad para someter a los disidentes, utilizan el pesimismo para que capitules to alma al materialismo dialéctico, pretenden controlar la economía para que no te atrevas a criticarlos, después de todo, tendrás que comer, por último se valdrán de la envidia para que creas que todo lo malo que te ocurre es injusto y en lugar de poder controlarlo, tendrás que entregarte de lleno al partido.

Ellos quieren tu cuerpo, no tu mente, quieren que trabajes en una de sus fábricas y que sufras por el pueblo. Ellos por supuesto son los jefes y tiene necesidades especiales que les confiere ciertos beneficios.

La filosofía comunista tiene como grandes maestros a Emanuel Kant y a Friedrich Hegel. Los dos grandes destructores del pensamiento. Escribieron los más devastadores virus mentales en la historia. El primero nos enseña que la realidad que percibimos no es la verdadera realidad y que la realidad verdadera no puede ser conocida, lo cual es absurdo. El segundo nos enseña que en el mundo las contradicciones son posibles, es decir que un fenómeno puede tener estados contradictorios simultáneamente. Estos mecanismos escritos de manera pretenciosa y petulante son los destructores de la mente.

El comunismo irónicamente se escuda detrás de una imagen de respetabilidad y de cientificismo, sin embargo la ciencia exige objetividad y una comparación constante con todo aquello que es verdadero y la verdad es simplemente lo que está de acuerdo con la realidad tal cual. Nuestros deseos, sentimientos y creencias no pueden afectar la realidad.

En efecto el comunismo es una religión secular compuesta por acólitos, sacerdotes y fanáticos que están luchando una revolución, con contra el capitalismo ni contra los poderosos, sino contra la realidad misma. Para ello deben crear un nuevo hombre que se ajuste a los deseos de esta kabalah. Un hombre sumiso, altruista que se sacrifica por todos y jamás tiene deseos por un bien personal, sino por los demás.

En resumen un robot biológico que pueda trabajar los campos y operar las fábricas, consumir lo mínimo y estar profundamente agradecido por su miseria. Esto es inconsistente con la naturaleza humana y la felicidad del hombre. Y ha quedado demostrado que los comunistas están dispuestos a sacrificar a millones de almas de manera innecesaria con tal de conseguir su utopía inalcanzable.

No se engañen la vida humana es barata para estos bastardos. Sin embargo los comunistas a pesar de ser unos ineptos degenerados, son extremadamente hábiles en varios campos. Especialmente en los que están relacionados con la destrucción de la menta humana y su resistencia al adoctrinamiento.

Los comunistas buscan apoderarse del sistema educativo para esparcir su propaganda política, por supuesto con el slogan de “educación gratuita y de calidad” para que así creas que puedes ganar algo en colaborar con tus propios destructores. Las pequeñas y frágiles mentes de los niños son el blanco perfecto de la revolución, tenerlos encerrados 9 horas en un entorno donde la mediocridad es recompensada y la excelencia es castigada.

El entretenimiento es otro blanco favorito de los comunistas, siempre buscarán adoctrinarte, sin que te des cuenta, los empresarios son malvados, la iglesia, los clérigos. También podrán notar que todos los personajes son arquetipos, no personajes, son esclavos de su destino de acuerdo a su posición económica y social. No hay heroísmo ni resolución de problemas, se enaltece la degeneración moral y el vicio. Y en el caso de haber heroísmo, este está reservado para seres especiales con super poderes, el mensaje es claro “tú no eres digno de ser un héroe”. Así es como te arrebatan tu sentido de agencia.

Los comunistas desean controlar tu cuerpo. Por eso es imperativo para ellos tener un sistema de salud, donde el gobierno (ellos) paguen y tú no tengas alternativa más que aceptar lo que te den y estar agradecido ya que es gratis, quieren quitarte el poder de decidir por ti mismo y ser responsable de tu propia salud. Ellos quieren decidir quien vive y quien muere. Todo esto por supuesto es posible si tú tienes miedo de no poder pagar por tus gastos médicos. Y recuerda primero empiezan por tu salud, luego sujetarán la comida y la sacudirán viéndote como alguien que ve a un perro hambriento.

Los comunistas en su afán de controlar cada aspecto de tu vida, controlarán eventualmente el mercado laboral y tus relaciones personales. Si criticas al partido podría ser que no avances en tu trabajo, o seas transferido a un lugar indeseable, podrías terminar sin ser contratado por alguien (recuerda, el gobierno es el único empleador) y por último tus amigos te odiarán por haber arruinado las pocas comodidades que podían disfrutar en sus patéticas vidas.

Los comunistas son persistentes e implacables, no dejarán de luchar por lo que ellos creen que es correcto y están dispuestos a mentir, robar y asesinar con tal de conseguirlo. No existen comunistas buenos, ninguno de ellos lo es. Todos sin importar si son El Partido Comunista de Chile o el Partido Comunista Acción Proletaria o alguna de sus variantes más discretas como el Partido Socialista, Revolución Democrática o el Partido Demócrata Cristiano, buscan exactamente lo mismo. El suicidio colectivo en el cual tú por supuesto deberás asumir la responsabilidad. Son exactamente el mismo veneno bolchevique.

El marxismo busca un mundo sin responsabilidades, sin miedo, sin necesidades. En resumen un mundo que no existe ni podrá existir; pero eso no les impide prometer eso y quienes compran sus promesas son cobardes y flojos que no confían en sus mentes ni sus corazones. Se han rebelado contra la realidad y la naturaleza misma, contra el espíritu humano y para ello han de domarlo. Destruirán tus aspiraciones, tus deseos, tu felicidad y poco a poco te convertirán en uno de sus correligionarios.